Publicidad:
Publicidad

ENTRENADORES - Clinics

"Lo primero son los jugadores"



Josep Bordas, el maestro de entrenadores que llama maestros a los demás, marcó la pauta del VI Clinic Estival organizado por la FBM con la colaboración del CB Alcobendas y el Ayuntamiento del municipio: "No perdáis el tiempo en preparar partidos y tá...

VIClinicEstival Foto1Josep Bordas, el maestro de entrenadores que llama maestros a los demás, marcó la pauta del VI Clinic Estival organizado por la FBM con la colaboración del CB Alcobendas y el Ayuntamiento del municipio: "No perdáis el tiempo en preparar partidos y tácticas. Todo tiene que estar dirigido a hacer crecer al jugador. Con  su juego crecerá el equipo". Rafael Navarro y Chus Mateo también situaron a los jugadores en la primera línea en un clinic con ataque, defensa y, sobre todo, formación.



 

El VI Clinic Estival estaba dirigido a entrenadores de casi todos los niveles, desde el 0-0 al Segundo Nivel, y las conferencias tuvieron contenidos válidos para todas las categorías, empezando por la de Rafael Navarro sobre entrenamiento con ciclos: ataque-defensa, defensa-ataque. Es decir, el baloncesto en toda su extensión porque "consigue el éxito el equipo que mete más canastas y el que recibe menos".

VIClinicEstival Foto2Navarro describió los cinco parámetros básicos: los jugadores, el balón, el tiempo de juego, el reglamento y la competición. Con los jugadores en primer lugar, como confirmaron después Josep Bordas y Chus Mateo. Y, por ese motivo, el técnico prestó una especial atención a los chavales que le ayudaron, los jugadores del equipo infantil B del CB Alcobendas, hasta el punto de tomarles el pulso después de cada ejercicio. Algo más importante de lo que parece, porque "hasta los 12 ó 14 años, el corazón de las chicas no está preparado para eliminar el ácido láctico y existe riesgo de muerte súbita. Con los chicos, esa edad sube hasta 14 o 16 años. Por eso entre los ejercicios intensos siempre debe haber pausas". El trabajo de los ciclos ataque-defensa está condicionado por la edad de los jugadores, pero también por las circunstancias del juego: "En un partido los ciclos no suelen ser menores de 8 segundos ni mayores de 2 minutos. El juego nos dice que trabajar menos o más de ese tiempo no vale".

Y junto a los fundamentos, hay que entrenar los hábitos. Rafa Navarro puso un ejemplo muy gráfico: "¡Esto no es fútbol! Aquí no puede haber celebraciones después de una canasta, hay que mantener una tensión constante". Eso sí, sobre todo con los más pequeños, se debe trabajar siempre con flexibilidad, porque "el error es parte del aprendizaje" (otra de las frases más repetidas del Clinic). De la teoría se pasó a la práctica  con ejercicios de un extremo a otro de la cancha, y de menos a más. De 1x0 a 1x1, 2x2, 3x2... hasta 4x4. Ejercicios intensos y llenos de variantes en los que jugadores pasaban sin transición de la defensa como el ataque, siempre con las debidas pausas entre unos y otros.

VIClinicEstival Foto3Rafa Navarro mide las pulsaciones de un jugador infantil del Alcobendas.

Tras Rafa Navarro le tocó el turno a Josep Bordas. El veterano técnico rindió un homenaje a todos los entrenadores, empezando por el recientemente fallecido Manel Comas, y abogó por el respeto y la humildad, "porque nadie tiene la verdad absoluta del baloncesto", antes de conceder todo el protagonismo a los jugadores: "No perdáis el tiempo en preparar partidos o tácticas. Todo lo que hagáis tiene que estar dirigido a hacer crecer al jugador y con su juego crecerá el equipo". Las dos charlas de Bordas, la del miércoles y la del jueves, estuvieron dedicadas a las correcciones, a qué corregir, cuándo y cómo, porque, por encima de todo, está "hacer pensar al jugador. Si no piensa, no va a progresar ni crecer. Los entrenadores de formación son pedagogos, en las victorias y en las derrotas, maestros que forman y educan". ¿Y después de los jugadores? El balón. "Lo más importante son los chicos, su formación y el balón", sentenció Bordas.

VIClinicEstival Foto4 "Cuanto más jueguen, más aprenderán". Por eso, enseguida se puso manos a la obra sobre la pista del pabellón Pedro Ferrándiz con la ayuda de jugadores junior del CB Alcobendas y con una consigna: "El baloncesto es un juego individual que se juega en equipo". Una sucesión de ejercicios salpicados de consejos ("El entrenador debe conocer a sus jugadores y también su mundo, saber cómo piensa un niño de 12 o 15 años") y de correcciones, empezando por las posturas de manos, el juego de pies, o los movimientos adecuados ("Hay que atacar el balón, ir a buscarlo..."). Pero esas correciones no puede apabullar al jugador sino que hay que marcar prioridades. En los ejercicios, Bordas demostró el gusto por el detalle y abogó, igual que Rafa Navarro, por la corrección en base al error, siempre dejando claro que "no se puede corregir lo que antes no se ha enseñado".

Chus Mateo abrió la sesión del jueves con la conferencia quizá más especializada del clinic. De hecho, aconsejó no emplear la 'Defensa del Pick and Roll' hasta categoría cadete, ya que "no hay que precipitar las cosas". ¿Que se requiere para esta defensa?. Chus Mateo lo resumió en cinco puntos: una comunicación eficaz, rápida y clara; máxima atención y concentración; buen conocimiento del juego y del rival; un gran esfuerzo físico, y, un reparto de responsabilidades muy claro, que no solo se reduce a que el pequeño defienda el tiro y el grande las penetraciones sino a todos los miembros del equipo.

VIClinicEstival Foto5Chus Mateo corrige posiciones en su charla sobre la defensa del pick and roll.

Mateo coincidió con sus compañeros al asegurar que "los jugadores son los protagonistas y los que piensan en el campo, los que toman las decisionesEl papel del entrenador es dar soluciones a los problemas". Y en los ejercicios, ayudado por los jugadores del infantil A del CB Alcobendas, puso en práctica todo lo que había dicho mediante situaciones con distintas variantes según cómo y por dónde llegaba el ataque. Siempre salpicadas por consejos, como mantener la intensidad con los jugadores en continuo movimiento, o defender con las manos arriba, nunca abajo. En el tramo final de la charla, se 'pasó al enemigo' y habló de soluciones ofensivas contra la defensa de pick and roll: jugar rápido para evitar que la defensa se coloque, subir al defensor para tener más espacio, pasar picado al centro o recurrir al bloqueo directo, entre otras. Y siempre con una base: "Un equipo funciona si todos trabajan en el mismo sentido. Uno solo no puede, entre los cinco sacan el equipo adelante".

VIClinicEstival Foto6Chus Mateo se dirige a los entrenadores que acudieron al pabellón Pedro Ferrándiz.

El VI Clinic Estival se cerró con la segunda conferencia de Josep Bordas, continuación de la primera, que, por si quedaba alguna duda, empezó igual: "Lo importante son los jugadores, los chicos, y, después, el balón". Así, con todos los jugadores 'armados' con balones, Bordas volvió a conceder la máxima importancia a los fundamentos, porque "hay que hacer las cosas cuando el jugador tiene los conocimientos para hacerlas. Lo primero es el bote y el pase, después vendrá todo lo demás..." Desde el principio, el entrenador debe tener claro que "no se trata de mi baloncesto, sino del baloncesto del niño. El jugador perfecto no existe, y hay que evolucionar con el error. Si un jugador hace siempre lo mismo, no evoluciona".

Bordas insistió en el juego de pies y la importancia de las manos, así como en tres conceptos clave: educar, formar y corregir. Para ello, cada técnico debe tener método de trabajo, porque "todo lo que hace debe tener una explicación", y recomendó encarecidamente "valorar a todos, al jugador que está en la pista y al que está sentado. Al bueno del equipo también hay que sentarlo para que sepa esperar el momento de jugar". Aquí no pudo ser más tajante "El entrenador de niños que no reparte minutos es que no debe entrenar niños. Ponerse delante de un grupo es fácil, entrenar no, y, a veces, es más fácil entrenar a profesionales que a niños".

VIClinicEstival Foto7Josep Bordas, durante la conferencia del jueves en el pabellón Pedro Ferrándiz.

En su labor de educar al jugador, Bordas repasó conceptos como el timing, la recepción o el pase, con correcciones ("toda corrección conduce a una evolución, a una mejora") y también con intensidad pero sin pasarse porque "a veces transmitimos algo con tanta intensidad que, en su intento de hacerlo bien, el jugador se olvida de los detalles". Tras repasar las tres áreas del entrenador (comunicación, motivación y corrección), y las líneas básicas de sus dos charlas, Bordas insistió en el respeto como palabra clave: "Los entrenadores pueden ser mejores o peores, pero todos deben tener un mismo código, el respeto por sus compañeros".

VIClinicEstival Foto8Todos los entrenadores concedieron el protagonismo a los jugadores.

 

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad: