Federación de Baloncesto de Madrid

Publicidad:
Publicidad

CLUBS - Nuestros clubs

San Fernando, enganchados al baloncesto



"Todos los años lanzamos la caña. Quien viene y prueba se engancha". Así describen en el Baloncesto San Fernando su forma de captar jugadores. Como los pescadores. Con trabajo, tesón y mucha paciencia. Y funciona porque cada vez hay más enganchados a...

Reportajes Clubs. San Fernando"Todos los años lanzamos la caña. Quien viene y prueba se engancha". Así describen en el Baloncesto San Fernando su forma de captar jugadores. Como los pescadores. Con trabajo, tesón y mucha paciencia. Y funciona porque cada vez hay más enganchados al básquet. En los últimos diez años han pasado de 5 equipos federados a 14, de 60 chavales a 170... y mueven a otros 150 en la escuela municipal. Pese a que San Fernando de Henares apenas tiene 40.000 habitantes, el club no para de crecer.



 

Que en San Fernando de Henares el baloncesto tiene tirón es indudable. En un municipio de tamaño medio hay dos clubs y dos escuelas para los más pequeños. El Baloncesto San Fernando es el más grande de los clubs (el otro es el Juventud Henares) y el más veterano. Nació hace más de 35 años, en 1976, cuando la localidad apenas tenía 15.000 habitantes. "Se reunieron chavales de entre 18 y 20 años y formaron un equipo senior para hacer lo que más les gustaba: jugar al baloncesto. Entrenaban dos veces a la semana y los domingos echaban unas canastas. Pero lo más importante llegaba después del partido, cuando tomaban algo todos juntos", comenta Mariano Saz, actual tesorero. En aquel primer equipo estaban sus hermanos mayores José Vicente y Ricardo junto a José Ramos Aladueña, el actual presidente. Entonces Mariano apenas tenía 8 años: "Yo iba a incordiar y llevarles los balones".


Desde los ochenta hay equipos de base.
En la imagen, una formación junior de 1990.

Esa filosofía de club familiar y de amigos se ha conservado con el paso de los años. "Todos hemos sido jugadores, nos hemos criado aquí y hemos hecho de todo: llevar los balones, pasar la mopa, anotar.", dice Enrique Oller, más conocido por Kike, el director técnico del club desde hace una década. Kike es el encargado de mantener otra de las señas de identidad: la formación integral. En el baloncesto (se forman jugadores, entrenadores y árbitros), y fuera de él. Como explica Mariano Saz, "los entrenadores comprueban las notas de los chicos. Si no son buenas, hablamos con los padres y si hay que cortar el baloncesto, se corta, porque no se puede vivir solo para esto. Todos sabemos que del baloncesto acaba viviendo una minoría dentro de la minoría que llega arriba. Nosotros no buscamos estrellas, estamos aquí para que los chicos se lo pasen bien, para que disfruten, y también para ayudar a los padres a formarlos como personas". Y para formar hay aprender a competir: "La competición también educa. Es un reflejo de la vida, porque si quieres llegar a algo, tienes que luchar".

Por todo ello, en el Baloncesto San Fernando tienen clara su vocación social: "Somos una herramienta para el municipio y, sobre todo, para los chavales; para ayudar al desarrollo de la juventud, que encuentren una salida en el baloncesto y que no estén en la calle con drogas, con alcohol o simplemente sin hacer nada".


El equipo que jugó la primera temporada en EBA. Entre otros,
Luis Guil (4), Javier Juárez (12) y Javier González, primero de pie por la derecha.

El club creció a la vez que el municipio. El primer equipo jugaba en una pista al aire libre en el instituto San Fernando. Después llegó el gimnasio del centro y, tras pasar por diferentes instalaciones, "No buscamos estrellas, estamos aquí para que los chicos disfruten y para formar personas" el pabellón Parque Henares, inaugurado en 2001, y que está dedicado casi en exclusiva al baloncesto. "Absorbemos el 90 por ciento de la instalación. De lunes a viernes desde las cinco de la tarde, cuando terminan los colegios, hasta las diez de la noche, y los fines de semana con los partidos".


Un partido de 1997, también en EBA.

Entre el patio del instituto y el Parque Henares, varios hitos históricos. El club, que ya jugaba en competición federada desde su creación, presentó sus estatutos en 1984, y al año siguiente se hizo cargo de la escuela municipal. "Cuando se creó el Patronato de Deportes nos ofrecieron llevar la escuela y así empezó la colaboración", recuerda Mariano.

El mayor logro deportivo fue la permanencia en Liga EBA desde 1993 a 2005. En gran medida gracias al apoyo de Disermoda, empresa propiedad de Clemente Gómez de Zamora, que fue presidente entre las temporadas 1995-96 y 2003-04. Durante los años anteriores y los posteriores ha estado al frente José Ramos.

Durante la estancia en EBA, el primer equipo contó con nombres ilustres del baloncesto madrileño y nacional como Javier González, que formaba parte del cuerpo técnico de ese equipo y ahora es ayudante de Pepu Hernández en el Asefa Estudiantes; Luis Guil, actual técnico del UCAM Murcia de ACB; Javier Juárez, que dirige al Real Canoe de EBA, y Carlos García Ribas. Este último, dueño de una larga trayectoria como jugador (San Agustín, Real Madrid, CREF.), falleció en diciembre de  2009 en un accidente de tráfico. El club le rindió homenaje en mayo de 2010 mediante un partido contra los veteranos del Real Madrid.


Cada verano, los campus reúnen a más de cien jóvenes jugadores.

En 1997 llegó otro de los hitos deportivos, el cuarto puesto de Madrid en Junior masculino con un equipo dirigido por Luis Guil. Pero el club no solo ha crecido en calidad, también en cantidad. Junto a los ascensos, los títulos y los nombres conocidos, la base. Además de la escuela municipal, el club está presente en los colegios de San Fernando con campañas de captación a principios de temporada. "Todos los que quieren jugar al baloncesto tienen sitio en el club" "En septiembre mandamos jugadores o entrenadores para captar jugadores y traerlos a las escuelas. También hacemos un seguimiento en la liga local. Notas la competencia de otros deportes, como el fútbol, pero quien viene y prueba se engancha", comenta Mariano, que, además de jugador, fue entrenador y árbitro de categoría nacional. Casi todos los chicos son de San Fernando, aunque también hay de Mejorada, Velilla de San Antonio e incluso de la vecina Coslada a pesar de que "al tener el doble de población que nosotros, su demanda es superior a la nuestra y por tanto la calidad también suele ser mayor".

Este crecimiento cuantitativo ha sido espectacular en la última década. En 2001, había cinco equipos, cuatro masculinos y uno femenino. En la actualidad, el Baloncesto San Fernando mueve a 320 jugadores entre los 14 equipos federados y los 150 chicos y chicas de la escuela que compiten en la liga local contra los equipos del Juventud Henares; de la otra escuela, Spartan, y de los colegios. Los jugadores de la escuela son todos prebenjamines, benjamines o alevines. Más los tres equipos alevines federados, la base de la pirámide está formada por más de 180 chavales menores de 12 años. Una cifra muy importante para una localidad de 40.000 habitantes.


En mayo de 2010 se celebró un partido homenaje a Carlos García Ribas
entre los veteranos del Baloncesto San Fernando y los el Real Madrid.

Sin embargo, en el club no se ponen límites. "Sí, es una de las cotas más altas de nuestra historia, pero seguimos creciendo". ¿Hasta dónde? Eso lo fijará la demanda. Mientras la gente quiera practicar baloncesto siempre va a tener sitio en el club. Ningún chaval se queda sin jugar". Ese tirón popular se nota en el campus que se organiza en la primera quincena de julio: "Ronda los 100 chavales y quizá por tradición, porque fuimos los primeros, es el campus que más mueve de todo San Fernando".


Un encuentro del equipo senior femenino en la temporada 11/12.

Uno de los objetivos a corto plazo es potenciar el básquet femenino. De los 14 equipos federados en la temporada 2011-12, nueve son de chicos y cinco de chicas. "Cuando yo llegué, en 2001, solo había un equipo femenino. Ahora tenemos un alevín, un preinfantil, dos cadetes y el senior. La próxima temporada [2012-13] queremos estar representados en todas las categorías", dice Kike. Otra meta es seguir formando entrenadores y árbitros: "Cada año hacemos un cursillo de árbitros destinados a que los jugadores mayores de 16 años puedan pitar en las ligas locales. Algunos después se federan. También hay entrenadores que son árbitros. Al final, se dan cuenta de que aparte de jugar hay muchas más opciones dentro del baloncesto".

En un par de horas, Kike aclara las dudas de los padres, da un cursillo de árbitros y entrena a las chicas del cadete. Es una muestra del trabajo en el Baloncesto San Fernando, donde todos hacen de todo. Y la tradición continúa: "Muchos chavales de junior o de  sub'21 ya son entrenadores de la escuela. Ellos son el futuro de este club".


Enrique Oller, director técnico del club, dirige el entrenamiento de las cadetes.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad