Federación de Baloncesto de Madrid

Publicidad:
Publicidad

CLUBS - Nuestros clubs

CDV, algo se mueve en Vallecas



Está ahí, en el corazón de Vallecas, desde hace más de 30 años. Pero la sección de baloncesto del Centro Deportivo Vallecas (más conocido por sus siglas: CDV) ha experimentado en el último lustro un crecimiento que ha llevado a alcanzar las cotas ...

Reportajes Clubs. CDVEstá ahí, en el corazón de Vallecas, desde hace más de 30 años. Pero la sección de baloncesto del Centro Deportivo Vallecas (más conocido por sus siglas: CDV) ha experimentado en el último lustro un crecimiento que ha llevado a alcanzar las cotas más altas de su historia. Sin más ambición que el trabajo diario y sin abandonar su filosofía de club de barrio (con señas de identidad como el trato familiar a los jugadores), el CDV se extiende por los polideportivos de la zona mientras sus equipos empiezan a mirar hacia arriba.



 

El CDV crece sobre seguro. Con la garantía que supone mantener bajo sus pies una base sólida, la de aquellos que estaban al principio y siguen ahí tres décadas después. Como su presidente, Enrique Montañés; su secretario general, Fernando Bueno, o la coordinadora de baloncesto, Mª Ángeles Ruiz. Todos ellos vivieron, desde dentro o fuera de la cancha, el nacimiento de la entidad a finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado, cuando los responsables deportivos de distintos colegios y clubs de Vallecas se unieron para que sus equipos compitieran al mayor nivel posible.


Este equipo ascendió a Primera División Nacional en 1994,
aunque renunció a la plaza por falta de presupuesto.

Fue el caso del colegio Virgen del Cerro, Los Álamos, el Ciudad de los Muchachos y el club Alto del Arenal. Todos ellos se fueron integrando en un proyecto que en sus orígenes solo giraba sobre un eje: el baloncesto. Con el tiempo se unieron otros centros y otros deportes: el fútbol, el voleibol, el ajedrez, la gimnasia rítmica y a partir de la próxima temporada 2011/12 también lo hará el balonmano.

Enrique Montañés hace memoria: "Lo primero fue la fusión del Alto del Arenal y el Virgen del Cerro. El Alto del Arenal tenía equipo pero no instalaciones y el Virgen del Cerro tenía instalaciones pero solo equipos de base". Mª Ángeles Ruiz jugaba en el primero y recuerda que "entrenábamos en un campo de tierra que solo tenía dos palos y dos aros. Después nos prestaron un colegio en Entrevías y por último llegó la unión con el Virgen del Cerro que sí tenía cancha".


Una imagen de grupo del CDV correspondiente a la temporada 1999-2000.

Y Fernando Bueno, otro de los pioneros, apunta: "Más tarde llegó la fusión del Virgen del Cerro con Los Álamos, y ahí nació la sección de baloncesto que se denominó CDV Vallecas. Empezamos con dos equipos femeninos, un juvenil y un senior, a los tres años comenzaron los masculinos y, poco a poco, evolucionamos hasta lo que tenemos ahora". En la temporada 2010/11, el CDV ha contado con 14 equipos federados, 9 masculinos y 5 femeninos. Los responsables del club reconocen que "es más complicado que vengan chicas, sobre todo cuando son pequeñas", aunque el presidente recuerda que "cuando tuvimos el primer equipo de chicos salimos en la prensa porque nos ganaron por cien puntos de diferencia. Ahora, en cambio, los equipos masculinos suelen ser los más fuertes".

La llegada al polideportivo Puente de Vallecas, en la calle Payaso Fofó, junto al estadio del Rayo Vallecano, y éxitos deportivos como el ascenso del senior femenino a Primera División Nacional en 1994 -no consumado por falta de presupuesto- asentó definitivamente al CDV en su entorno natural, el corazón de un barrio popular y en aquellos años todavía con ciertos rescoldos marginales.


El ascenso del equipo junior masculino a Preferente en 2005 abrió una época de logros deportivos.

Enrique Montañés dice que "durante todos estos años hemos ayudado a que este barrio cambie. Hemos hecho una buena labor. Ahora la situación es distinta que al principio y el nivel social y deportivo de la zona ha avanzado muchísimo". "En la pista no hay diferencias sociales, todos somos iguales" Mª Ángeles apunta otro dato: "A determinada edad impedimos que los chavales estén en la calle, y eso es muy importante, independientemente de que no lleguen a ser figuras del baloncesto. Somos sus entrenadores, pero también hacemos de psicólogos y a veces casi hasta de padres, porque aquí hay familias sin ningún problema pero también hay otras más complicadas".


Dos jugadoras se entrenan en la cancha
del polideportivo Puente de Vallecas.

Pero las carencias que pueden existir en algunos sectores del barrio se convierten sobre la cancha en un estímulo más. "Cuando viene un chico de la calle, con más problemas que otros, y se junta con el grupo, se da cuenta de que en la pista no hay diferencias sociales. Eso es clave. A lo mejor en la vida cotidiana no tiene las mismas oportunidades que otros, pero en la pista son todos iguales. Y entonces se da cuenta de que si en la vida trabaja igual, las consecuencias serán las mismas", explica Ángel de Juanas, director técnico de los chicos. Ángel forma junto a Santos Trujillo, responsable de los equipos femeninos, un tándem inseparable desde hace años y su perfecta sintonía, junto al resto del cuerpo técnico -un  total de nueve entrenadores, cuatro de ellos de nivel superior-, es uno de los secretos del éxito del CDV en los últimos años.

Desde la experiencia que suponen sus años al frente del club, Enrique Montañés comparte la opinión de Ángel: "Antes se pensaba que el baloncesto era un poco elitista. No era lo mismo el Virgen del Cerro, un colegio de barrio, que algunos de otras zonas de Madrid. A nivel social no es lo mismo Vallecas que, por ejemplo, Las Rozas o Majadahonda, pero a nivel deportivo hemos demostrado que trabajando bien se pueden conseguir muchas cosas".

El CDV crece a un ritmo sostenido. Mª Ángeles Ruiz reconoce que aún cuesta mucho que los niños del barrio cambien el hábito de hacer deporte en los colegios por el club: "A un padre le resulta muy cómodo que el chaval se quede a una actividad extraescolar una hora más, sin tener que moverlo del cole, pero allí generalmente se entrenan en un campo descubierto. Aquí garantizamos que van a entrenar llueve, nieve o granice. Además, ofrecemos competir más en serio y un profesor con titulación al que le encanta el baloncesto y le encanta formar".


Las chicas del infantil que participaron en el Torneo de Oliva 2011.

El club ha aumentado su cantera gracias a estas premisas y a un recurso sencillo: "Si tratas a la gente con cariño, te responde", comenta Ángel de Juanas,  Pese a los éxitos deportivos de las últimas temporadas, como los sucesivos ascensos de los equipos de base a Preferente y el reciente del senior masculino a Primera Autonómica, la filosofía original no ha variado. "El ambiente es más personal que en otros sitios. Cuidamos de la gente, no del jugador. Si un niño tiene cualquier problema, le apoyamos al máximo, incluso con entrenamientos personalizados. Esto es una gran familia", afirma la coordinadora de baloncesto. Ese trato se extiende a los técnicos. "El club nos permite formarnos y nos subvenciona la mitad del curso", dice Ángel.

La escasez de instalaciones -el club comparte el pabellón del Puente de Vallecas con otros deportes, como la gimnasia rítmica- ha limitado el crecimiento. Hasta ahora, el CDV solo contaba con esta pista y con el pabellón Eduardo Rojo para los más pequeños. "Cuidamos de la persona, no del jugador. Si un niño tiene un problema, le apoyamos al máximo" A partir de la temporada 2011/12, los equipos femeninos se quedarán en el Puente de Vallecas y los masculinos se marcharán al nuevo polideportivo de Palomeras gracias a un convenio de colaboración con la Dirección General de Deportes del Ayuntamiento de Madrid. Dos pistas más tres días a la semana con los que el club espera consolidar un cambio de rumbo que se refleja en el flujo de jugadores Como dice Santos Trujillo, "antes formábamos a gente que se marchaba y ahora, en cambio, vienen a nosotros".


Los principales responsables del club: Santos Trujillo, Fernando Bueno,
Mª Ángeles Ruiz, Enrique Montañes y Ángel de Juanas.

Mª Ángeles Ruiz detalla que "este año el junior masculino ha jugado por primera vez el playoff para ascender a A1, el senior masculino ha subido a Primera Autonómica, las niñas de infantil no han perdido ni un solo partido. Estamos en el mejor momento deportivo del club. No queremos dejar de ser un club de barrio en el aspecto social y de amistad, pero sí queremos dar ese salto de calidad". Y todo con jugadores del barrio o de los limítrofes como Moratalaz y Villa de Vallecas. En este apartado Enrique Montañés destaca la importancia de las escuelas de iniciación. Desde hace más de veinte años funciona la del IMD Puente de Vallecas y la intención del club es abrir otras dos en Palomeras y Entrevías: "Nosotros ponemos los entrenadores y recibimos una subvención que sirve para pagarles a los técnicos y el material. Esperamos que en el futuro casi toda nuestra cantera venga de las escuelas porque cuanto antes se prepare a los chavales, mejor".


Los junior han llegado hasta los playoff en la temporada 2010/11.

La coordinadora de baloncesto coincide con su presidente: "Cuando los chicos dejan el colegio vienen en avalancha, pero nosotros no queremos esa avalancha en infantil. La queremos en alevín o benjamín. Por eso hacemos mucho hincapié en las escuelas y tenemos un objetivo: que el padre que trae al jugador en septiembre vea su evolución al final de la temporada". La misma evolución que siguieron algunos jugadores que han salido del CDV como Mario Fernández (ahora en el Covibar Rivas), Miguel Coello (en el Tajamar), Verónica Beherán (subcampeona de España junior con el Canoe).

Más instalaciones, más escuelas, más jugadores y un cuerpo técnico con las ideas claras. "Nosotros no vendemos humo. Cuando llegan nuevos jugadores les explicamos lo que hay. Aquí tenemos un grupo humano, y eso es lo primero. Después unos objetivos, que no son los resultados sino trabajar bien en el día a día, mejorar, y gracias a ese trabajo llega el éxito deportivo. Esa mentalidad nos está dando resultado y por eso la trabajamos desde la base", explica Ángel de Juanas. 

En un bar cercano al polideportivo Puente de Vallecas hay un cartel con aires reivindicativos: 'Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se caen'. Un claro ejemplo ocurrió esta temporada. "Cuando le ganamos por 39 puntos al Real Madrid en infantil masculino me di cuenta de que algo estaba cambiando", dice Enrique Montañés.

Que tiemblen los de arriba porque algo se está moviendo en Vallecas.


El ascenso del senior masculino a Primera Autonómica
es la última muestra del buen momento deportivo del CDV.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad