Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Nacionales

¡La Copa es del Real Madrid!



Con una superioridad abrumadora, reflejada en el 68-95 final, el Real Madrid conquistó la Copa del Rey, la 28ª de su historia. 17 triples (récord de una final), 29 de valoración para el MVP Facundo Campazzo, 20 puntos de Jaycee Carroll (con cuatro triples)... Las cifras del Madrid pudieron con todo, incluso con los 22 puntos de Darío Brizuela, el mejor del Unicaja. Fotos: ACB

 

FINAL DE LA COPA DEL REY

Unicaja Málaga 68 - Real Madrid 95

Estadísticas

El primer triple de Jaycee Carroll, nada más empezar, adelantó el guión del partido. El parcial de salida llegó a 0-5 (Walter Tavares) antes de que los anfitriones anotaran, pero el 4-8 de Facundo Campazzo presagió el vendaval blanco y el festival del argentino, MVP de la final. Anthony Randolph acompañó con cinco puntos consecutivos y un triple de Campazzo lanzó al Madrid hasta 10-19. Pero en la amplia plantilla del Madrid había más... Gabriel Deck y el infalible Carroll llevaron al 13-26 con que terminó el primer cuarto.

Y por si todo es fuera poco, el segundo periodo se abrió con dos triples de Rudy Fernández. El Unicaja intentaba resistir, pero mediado el segundo cuarto ya estaba veinte abajo (14-35) ante un Madrid demoledor, anotando desde todas las posiciones posibles (¡hasta un total de 17 triples!). Un combativo Darío Brizuela dio esperanzas a a su equipo con ocho puntos seguidos, pero los triples de Jeffery Taylor y Campazzo las sepultaron. Al descanso, 28-43.

El Real Madrid era el dueño del partido y lo confirmó en la segunda mitad bajo la mando del MVP Campazzo. Los veinte puntos de ventaja volvieron enseguida (30-51 a 6:22) con Tavares dominando la pintura y Carroll bombardeando por fuera. Y cuando el Unicaja asomaba la cabeza, ahí estaba Campazzo para provocar el 2+1. El mate de Deck (38-63) simbolizó el dominio de un Madrid que llegó al último periodo con 42-68. El último, con todo decidido, tuvo menos historia. El intercambio de triples (Taylor, Thompkins, Suárez...) o el mate de Tavares animaron un desenlace que coronó al Real Madrid como dueño y señor de la Copa.


Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: