Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Nacionales

El Estudiantes se complica la vida



Había que ganar y se intentó hasta el final, pero el Movistar Estudiantes no pudo estar vez con el Covirán Granada, uno de sus grandes rivales en la lucha por subir a ACB, y la derrota por 68-70 complica mucho la opción del ascenso directo (que solo tiene el campeón de LEB Oro). Los nervios pesaron durante todo el partido, igual que, especialmente en la primera mitad, la falta de contundencia en el rebote defensivo. Fotos: Juan Pelegrín (Movistar Estudiantes).


Movistar Estudiantes 68 (9+20+24+15): Lucas Faggiano (10), Adams Sola (9), John Dee (2), Nacho Martín (6), Kevin Larsen (14) -cinco inicial- Felipe Dos Anjos (9), Emil Stoilov (1), Rubén Domínguez, Álex Urtasun (6), Nacho Arroyo (8), Javier Beirán y Nemanja Durisic (3).

Covirán Granada 70 (16+17+21+16): Thomas Bropleh (16), Germán Martínez (5), Eduard Gatell, Lluis Costa (5), David Iriarte (6) -cinco inicial- Mamadou N. Niang (4), Ramón Vila, Christian Díaz (10), Joan Pardina, Pere Tomás (2), James A. Ellisor (14) y Jacobo Díaz (8).

Árbitros: Carlos Javier García León, Asier Quintas Álvarez y Javier Ávila Zurita.

Estadísticas (Baloncesto en Vivo FEB)


Una semana después de conquistar la Copa Princesa, Movistar Estudiantes se jugaba buena parte de sus cartas para el ascenso ante el mismo rival, Covirán Granada. En la LEB Oro solo puede quedar uno, el campeón, el único que sube directamente. Los ocho siguientes van a unos durísimos playoffs. Por eso en el Wizink Center solo valía ganar o ganar, y a ser posible por más de 11 puntos para llevarse el average.

Los dos equipos eran conscientes de lo que se jugaban y salieron con todo. Una asistencia de Lluis Costa a Thomas Bropleh abrió el marcador para un Granada muy metido en el encuentro desde el principio. Lucas Faggiano respondió enseguida porque el Estu no quería quedarse ni un paso atrás. Adams Sola movía al equipo, reboteaba y penetraba para sacar la falta. Sin embargo, los tiros no entraban y a los cuatro minutos del juego el Covirán Granada mandaba por 3-6. Jota Cuspinera recurrió a Álex Urtasun para desatascar el encuentro. Dicho y hecho. El Estu mejoró por fuera y se puso a uno (7-8), aunque la debilidad en el rebote defensivo se dejaba notar, y de ahí el parcial de 0-6. Solo a base de garra, Kevin Larsen sacó la falta, pero la bola seguía sin entrar, los rebotes acababan en manos rivales y solo la envergadura de Felipe dos Anjos evitó algo más grave que el 9-16 del primer cuarto.

Fue precisamente el brasileño Dos Anjos quien aprovechó una asistencia de Nacho Arroyo para reducir distancias nada más empezar el segundo cuarto. Sin embargo, el problema seguía atrás, donde el Covirán Granada encontraba demasiados huecos. Consciente de ello, Jota Cuspinera apenas tardó un minuto en parar el crono. Urtasun volvió a aparecer, la defensa mejoró, Nemanja Durisic se giró para anotar y, con 15-20, el tiempo muerto llegó desde el banquillo visitante. El Estu tenía que aprovechar su buen momento, el primero del partido, pero enfrente tenía un rival muy sólido, tanto en defensa como en ataque. Nacho Arroyo tuvo que tirar de magia para hacer el 17-22 y Larsen sacó un 2+1 a base de mucho trabajo: 20-22 a 4:32 para el descanso. Pero la mejoría del Estu estaba donde más hacía falta, detrás. Desde la defensa se culminó la remontada (22-22). Aunque el triple de Germán Martínez frenó la alegría colegial, el Estu ya estaba a la altura de un duelo tan exigente como importante. Lo demostró Faggiano con el 29-33, un costa a costa que cerró la primera mitad.

Si el Estu cerró la primera mitad, el Covirán Granada abrió la segunda. Al minuto y medio, tras la canasta de Faggiano, el marcador estaba en un pañuelo (32-35), pero los visitantes aguantaban por delante. Larsen volvió a dejar al Estu a tres (34-37) y James Ellisor aprovechó un agujero en la defensa colegial. Nacho Martín insistió con un triple y Faggiano robó para empatar. ¡Y otro triple, de Martín, puso al Estu por delante por primera vez! El Estudiantes estaba en racha, que el técnico del Covirán, Pablo Pin, intentó frenar con un tiempo muerto. Los que lo consiguieron fueron Bropleh y Christian Díaz con dos triples para 44-45. El resto del tercer cuarto se movió con mínimas ventajas a favor del Estu (48-47, 50-49.), menos la última, el 53-54 de Jacobo Díaz.

Con los nervios pesando demasiado, los dos equipos tardaron en anotar al comienzo del último. El que primero acertó fue Dos Anjos, por dos veces. El Estu aprovechaba al máximo los 2,18 del brasileño, aunque no podía despegarse en el marcador (57-56 a 7:00). Dos Anjos volvió a intentarlo con un mate, antes de sentarse ovacionado, y Nacho Arroyo abrió la brecha desde los tiros libres hasta 62-56. Sin embargo, el Covirán Granada seguía ahí (63-60 a 4:10), llevando el partido a un final apretado, aún más con el triple de Bropleh. Otro triple, de Costa, dio ventaja a los visitantes a falta de tres minutos. El Estu la anuló en uno (67-66 a 2:00), aunque no sirvió de mucho porque el partido entró en el último minuto con 68-70. Los últimos tiros no entraron y el Covirán Granada se llevó la victoria.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: