Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Internacionales

¡A la final en un partido para la historia!



En un duelo de gigantes, un partido para la historia del baloncesto, con dos prórrogas, España venció a Australia por 95-88 y se clasificó para la segunda final mundialista de su historia (la primera, en 2006, acabó con título). Marc Gasol (33 puntos) y Ricky Rubio (19) lideraron a una selección que no dejó de pelear hasta imponerse al durísimo combinado australiano. La cita por el oro es el domingo a las 14:00 h. ante Argentina.

España no pudo empezar mejor: con un triple de Ricky Rubio y su posterior robo más asistencia para que Juancho Hernangómez hiciera el 5-0. Pero Australia no era un rival fácil. Para nada. Su defensa dejaba pocas opciones más allá de los triples y, en ataque, su estrella, Patty Mills, no tardó en aparecer para firmar el 5-4. Juancho volvió a lanzar a España con dos triples (11-6), aunque Chris Goulding respondió también desde lejos. Australia seguía a un paso e incluso se adelantó con otro triple, de Matthew Dellavedova. Las primeras rotaciones apenas cambiaron nada, con dificultades para anotar en los dos equipos y equilibrio en el marcador (15-14 a 3:20). Solo un triplazo de Sergio Llull sobre la bocina dio ventaja al final del primer cuarto: 22-21.

El dominio de las defensas se acentuó al comienzo del segundo, con solo dos puntos (de Australia) en los primeros tres minutos. Mills aumentó la renta australiana con cuatro puntos más (22-27) que provocaron el tiempo muerto de Sergio Scariolo. Había que anotar ya y Ricky Rubio cumplió la misión. Sin embargo, apoyada en su gran defensa, Australia se marchó ocho arriba (24-32). La tercera falta de Juancho Hernangómez fue otro hándicap. Había que emplearse a fondo, con paciencia en ataque y trabajo en defensa. La selección lo hizo y recortó distancias (28-32, 30-34...) para llegar al descanso con 32-37.

Un triple de Marc Gasol (37-40) dio otro aire a la selección en un examen durísimo, porque Australia no cedía. Pero la imagen de Víctor Claver volando por encima de los australianos confirmó que España estaba dispuesta a pelear hasta el final. Igual que el tapón de Marc a Nic Kay. Sin embargo, una canasta inverosímil de Dellavedova supuso el 39-48 y cuando Kay hizo el +11 Scariolo paró el crono. La mejora fue inmediata. Primero en la pintura, después  en defensa y más tarde con el triple de Llull que puso el 47-52. Ricky todavía acortó más (51-55) antes del bocinazo del tercer cuarto.

El tremendo desgaste de los dos equipos podía acusarse en el decisivo último cuarto. Ricky asumió el mando en busca de la remontada, los australianos fallaron sus primeros intentos por dentro, pero no el alley oop a Andrew Bogut (53-59). A 55-63 con más de seis minutos por delante llegaba la hora de la verdad. Marc Gasol lo sabía y anotó un triple vital, al que siguió otra canasta por dentro (60-65). Pau Ribas le acompañó con un triple (63-67 a 4:10) y Llull se coló para dejar a la selección a dos... Mills frenó la remontada desde los tiros libres, pero aún quedaba tiempo para todo. Para que Ricky se colara, Marc redujera a uno (69-70), dos recuperaciones, la falta de Bogut y los tiros libres de Marc: 71-70 a falta de 8 segundos. También para que Mills sacara la falta y anotara un tiro libre. ¡Prórroga! Marc Gasol dio la vuelta al marcador con cinco puntos seguidos (triple incluido), pero los australianos, liderados por Mills y Kay, volvieron a empatar (76-76). Claver insistió con un mate, pero el partido llegó a los últimos 14 segundos con 78-78. Mills anotó dos tiros, Marc otros dos y con 80-80, todos camino a la segunda prórroga. Ahí ya, agotados los australianos, España se hizo con el partido tiró de repertorio: el triple de Llull (85-82), la asistencia de Ricky a Marc, la defensa o la paciencia para llevar el balón hasta el siguiente triple de Llull, el 90-82 a dos minutos para el final que ya fue determinante. ¡A la final!

Galería
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad