Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Internacionales

EE.UU. se impone en una final anticipada



El paso de la selección española por Madrid antes de viajar a Turquía tuvo un cierre espectacular. En el día más esperado, el ‘Desafío’ con Estados Unidos dos años después de la final de Pekín, los de Scariolo cumplieron en un duelo de...

Ascenso a Liga EBA 2010El paso de la selección española por Madrid antes de viajar a Turquía tuvo un cierre espectacular. En el día más esperado, el ‘Desafío’ con Estados Unidos dos años después de la final de Pekín, los de Scariolo cumplieron en un duelo de altísimo nivel. Juan Carlos Navarro demostró que, ausente Pau Gasol, es el líder de esta selección y Ricky Rubio volvió a doctorarse como uno de los mejores bases del mundo. EE.UU., liderada por un sensacional Kevin Durant (25 puntos, 10 rebotes), se impuso por 85-86 en un choque que, pese a su carácter ‘amistoso’, tuvo aires de final mundialista.



España: Rudy Fernández (5), Juan Carlos Navarro (20), José Manuel Calderón (0), Marc Gasol (17), Jorge Garbajosa (4) – Fernando San Emeterio (0), Ricky Rubio (7), Felipe Reyes (16), Víctor Claver (1), Fran Vázquez (8), Sergio Llull (4) y Alex Mumbrú (3)..

EE.UU: Chauncey Billups (10), Kevin Durant (25), Derrick Rose (13), Andre Iguodala (4), Lamar Odom (12) – Rudy Gay (4), Tyson Chandler (3), Eric Gordon (0), Russell Westbrook (8) y Stephen Curry (7). No jugaron Rajon Rondo, Kevin Love ni Danny Granger.

España contra Estados Unidos. Campeón mundial y europeo contra campeón olímpico. ÑBA y NBA, que desde hace tiempo significan lo mismo, frente a frente. La flamante Caja Mágica fue el escenario del mejor duelo de baloncesto que se puede vivir en la actualidad. En la selección de EE.UU. no están los mejores de los mejores, pero aun así, el equipo que ha formado Mike Kryzewsky no sólo está cargado de músculo sino también de talento.


La Caja Mágica presentó un aspecto espectacular para ver el duelo entre los mejores del mundo.

En la Caja Mágica, el ambiente era atronador. Había ansias de venganza por la final de Pekín. La revancha se respiraba en la grada, a rebosar; en el banquillo español, e incluso en un palco cargado de personalidades. Nadie se lo quería perder.

Para enfrentarse a la NBA, Sergio Scariolo alineó de salida a los jugadores que mejor conocen esa liga: Calderón, Rudy, Navarro, Garbajosa y Marc Gasol. Kryzewsky, por su parte, cambió a Rajon Rondo y Tyron Chandler, titulares el sábado ante Lituania, por Derrick Rose y Lamar Odom; este último, compañero de Pau Gasol en los Lakers y mucho más fiable en el poste que Chandler. Una acción individual de Derrick Rose supuso la primera canasta del partido, pero, acto seguido, Iguodala fallo un alle hoop. La cara y la cruz de los estadounidenses. Capaces de lo mejor y de lo peor.

Y si en los primeros minutos del encuentro ante Lituania ofrecieron su peor cara, ahora tocaba la mejor. Muy concentrados en defensa y con Billups perfecto en la dirección, los americanos cerraron el camino a España. Scariolo se dio cuenta enseguida y pidió su primer tiempo muerto cuando sólo habían transcurrido tres minutos. Kevin Durant tenía su día y un mate de la estrella de Oklahoma puso el 0-8 en el marcador. Entonces Navarro recurrió a una de sus mejores armas: los triples. Billups y Rose respondieron de la misma manera. Con 4-16, Scariolo decidió que ya era hora de cambiar el ritmo y Ricky Rubio salió en lugar de un mermado (como se demostró más adelante) Calderón. Con el barcelonista en la dirección y la garra de Felipe Reyes bajo los aros, España recortó: 9-16 a 3:00.


Derrick Rose se prepara para el tiro entre Rudy Fernández, Calderón y Marc Gasol.

La selección había despertado y, a base de sudor, se mantenía a remolque de un combinado estadounidense que tenía poco que ver con el que sufrió de lindo el sábado contra Lituania. Con los menos habituales (San Emeterio y Llull en España; Westbrook en EE.UU.) el choque dejó claro que no era un partido para ver brillar a las estrellas sino un duelo en toda regla entre dos plantillas, entre dos equipos. Posiblemente los dos mejores del mundo. Y en el primer cuarto, Estados Unidos fue superior: 16-23.

En la reanudación, con Felipe y Fran Vázquez firmes bajo los aros, Ricky cogió carrerilla. España se acercó a cuatro (20-26), lo que provocó un tiempo muerto de Estados Unidos. Pero entonces surgió la figura de Lamar Odom y un parcial de 0-6 (20-32) hizo que, esta vez, fuera Scariolo quien solicitara una pausa. España no daba con la fórmula. Sólo Navarro a base de triples levantaba al público y mantenía la diferencia en torno a los diez puntos: 25-35 a 3:40 y 33-45 en el descanso.

España empezó el tercer cuarto más entonada, con Ricky Rubio ganándose los galones en cada acción y Felipe Reyes a lo suyo bajo los aros. Por fin apareció la mejor España y los hombres de Scariolo se pusieron a cinco: 45-50. El encuentro respondía a las expectativas que había generado: un duelo entre los mejores del mundo. Bajo los aros saltaban chispas entre Marc Gasol y Odom; Durant seguía con su recital y Navarro se marcaba una ‘bomba’ ante el delirio del público. Con 53-55 empezaba un nuevo partido.


Felipe Reyes intenta el lanzamiento, sin suerte, en los últimos instantes del partido

Kryzewsky vio peligrar la victoria y confío en Rudy Gay, uno de los mejores ante Lituania. Pero fue Stephen Curry quien, con dos acciones consecutivas, volvió a dar alas a su equipo: 54-63. España había hecho lo más difícil y volvía a quedarse atrás. Un mate de Durant y un contragolpe culminado por Odom ponía el 58-69 a falta del último cuarto.

Once por debajo y con diez minutos por delante, Scariolo reservó a Ricky y trazó una doble circulación del balón con Llull y Calderón para combatir la velocidad estadounidense. El de los Raptors tuvo que abandonar lesionado, pero el madridista cumplió con un dos más uno que, unido a un providencial triple de Garbajosa, volvió a acercar a España. Marc se unió a la lucha y se marcó un intercambio de canastas con Odom. Kryzewsky quiso dar descanso al ala-pívot de los Lakers, pero sólo pudo hacerlo durante unos segundos porque, a base de defensa y velocidad, España se hizo con el mando. Ricky puso el 78-80 y Navarro empató a 80 a 2:32 para el final.

La Caja Mágica era una caldera en ebullición. Felipe Reyes adelantó por fin a España al aprovechar una asistencia de Ricky. En el bando contrario, Durant asumió el papel de estrella. A un minuto para el final, el duelo entre las dos mejores selecciones del mundo marchaba empatado a 82. Una espectacular canasta de espaldas de Derrick Rose tuvo como respuesta un dos más uno de Navarro. Después Rose anotó dos tiros libres y España no acertó en el último ataque. La derrota dolió, pero España demostró que está a la altura de esta selección estadounidense. La hora de la verdad llegará en Turquía.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: