Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Torneos - Cadete FLL

Diez años después... Real Madrid-Estudiantes



La final masculina del XII Torneo Fundación Leucemia y Linfoma enfrentará a Real Madrid y Movistar Estudiantes (como en 2011) el domingo a las 12:15 h. Los blancos superaron al Fundal Alcobendas gracias a un comienzo de partido que marcó diferencias (15-2, 28-10..). Después, las fuerzas se igualaron, pero siempre con el Madrid como dueño del encuentro. En cambio, el duelo entre Estudiantes y Fuenlabrada comenzó igualado, siguió con una escapada del Fuenla (hasta +15) y terminó con el definitivo estirón colegial. El torneo continuará el sábado por la mañana con las semifinales femeninas: BT-Real Canoe y Movistar Estudiantes-Rivas Parque Sureste. Fotos: Rocío Benítez.


Calendario del XII Torneo FLL / Galería de fotos


Viernes 19 de noviembre. SEMIFINALES MASCULINAS


Movistar Estudiantes 76  (25+6+18+27): Galo Calcerrada (6), Cristian Tieno (11), David Almenara (6), Juan Batlle, Sergio Corrales (15) -cinco inicial- Jorge González (15), Dominique Fisher (13), Iván Santamaría, Gonzalo García (2), Guillermo González, Jorge Alonso y Héctor Utrero (8).


CB Fuenlabrada 66 (23+17+14+12): Alexander Lazarov (8), Lucas García (11), Raúl Olivares (2), Iker San José (14), Samuel Bernal -cinco inicial- Raúl Galván (4), Gabriel Marín (8), Samuel Cuervo (5), Javier Domínguez, Jorge Torres, Pablo Díaz (5) y Víctor Salinero (9).
 
Árbitros: Godoy y Barcala.


Estadísticas en SWISH (NBN23)

Estudiantes y Fuenlabrada abrieron el XII Torneo FLL dos años después de la última edición en pista, y lo hicieron con un baloncesto vertiginoso, propio de la categoría, y un rápido intercambio de canastas. Un partido para engancharse desde el comienzo. Un triple de Galo Calcerrada rompió ese equilibrio inicial pero solo por unos instantes porque a los tres minutos de juego volvieron las tablas (5-5).  El Estudiantes llevaba la iniciativa en el marcador, pero sin despegarse de un Fuenla que devolvía cada golpe. A 5:27, otro empate (11-11). La sucesión de tablas se mantuvo hasta los últimos dos minutos, cuando el Estu cobró cuatro puntos de ventaja (19-15). Falsa alarma porque el Fuenla los anuló enseguida. El primer cuarto solo se desniveló ligeramente con la canasta de Jorge González sobre la bocina: 25-23.


Si el Estu cerró el primer cuarto, el Fuenlabrada abrió el segundo con un 0-4 que le valió para dar la vuelta al marcador. Pero en este partido nadie podía escaparse... A las tres minutos, otro empate, a 27, siempre dentro de una sucesión de carreras de una canasta a otra. La de Víctor Salinero supuso el 27-30. La respuesta llegó con el triple de Sergio Corrales. Pero anotar empezaba a costar más trabajo que al principio, sobre todo al Estudiantes. Las defensa fuenlabreña apretaba y obligaban a tiros más forzados. Por eso en los últimos minutos de la primera mitad también se rompió el equilibrio y el Fuenla tomó nueve puntos de ventaja: 31-40 al descanso.

La segunda mitad comenzó con el Estudiantes intentando remontar y su rival defendiendo la ventaja. Lucas García voló para hacer el +10 (34-44) y a 7:10, con 34-48, el técnico del Estu, Manuel Gil, paró el crono en busca de soluciones. Los colegiales apretaron el paso tanto en ataque como en defensa. El triple de Calcerrada reflejó esa reacción, pero la respuesta del Fuenla no tardó en llegar, el 38-51. El Estudiantes tardaba en encontraba la fórmula y, además, el triple de Iker San José alejó aún más a los del sur de la Comunidad. Sin embargo, los colegiales no se rendían y a base de empujar rompieron la barrera de los diez puntos (47-54 a 1:14). Un robo de Dominique Fisher acercó aún más a su equipo: 49-54 al final del tercer periodo tras un parcial de 10-0. Ese parcial creció en seis puntos más al comienzo hasta dar la vuelta al marcador (55-54) y provocar el tiempo muerto en el banquillo fuenlabreño. Lucas García rompió la sequía de su equipo cuando más falta hacía y el partido volvió al equilibrio inicial (56-56, 58-58...). Los dos equipos apretaban para intentar romperlo y fue el Estu el que lo consiguió (66-60 a falta de cinco minutos). Una brecha que se abrió hasta el +10 y que resultó suficiente para conseguir el pase a la final del domingo.


Real Madrid 87 (28+18+26+15): Gildas Giménez (19), Kyllian Michee (10), Ignacio Campoy (11), Ignacio Rupérez (22), Sidi Gueye (8) -cinco inicial- Manuel Antonio García (2), Aitor Rodríguez (7), Guillermo Rodríguez, Tomás Punzano e Ismael Suárez (8).


Fundal Alcobendas 59 (10+18+10+21):  Mario Lorenzo (2), Pablo Vivas (4), Nicolás Luque (10), Samuel Hertel (6), Javier Más (11) -cinco inicial- Alejandro Meléndez, Francisco López (2), Hugo Valdivieso (6), Pablo Fuente (12), José Bilbao, Daniel Bravo (2), Alejandro Mena (4).
 
Árbitros: Godoy y Barcala.


Estadísticas en SWISH (NBN23)

La segunda semifinal tenía al Real Madrid como favorito y los blancos salieron dispuestos a confirmar el pronóstico. Al minuto de juego ya mandaban por 7-0 con un juego tan rápido como efectivo. El Alcobendas intentó seguir el ritmo y Samuel Hertel consiguió una trabajada canasta, pero detrás era imposible frenar el vendaval de un Madrid que encadenó un 8-0 (15-2) antes de que el primer cuarto llegara a su ecuador. El larguísimo Sidi Gueye imponía respeto bajo el aro, mientras Kyllian Michee, Gildas Giménez y el resto del equipo movían la bola a toda velocidad. Enfrente, el Alcobendas encontraba algún hueco en ataque, pero poco podía hacer en defensa... Por eso a 2:18, el marcador estaba en 26-8 y el primer cuarto se cerró con 28-10.

La segunda mitad prolongó el guión, con el Madrid aumentando la brecha, aunque a la vez concediendo algo más de margen a su rival. Un triple de Gildas Giménez supuso el 39-19 y el Alcobendas enseguida tuvo su réplica de la mano de Pablo Vivas. Así las cosas, y pese a la diferencia en el marcador, el encuentro era tan atractivo como intenso, con los dos equipos mirando decididamente al aro y defensas abiertas. El triple de Nicolás Luque dio una alegría al Alcobendas al tiempo que fijó el 46-28 del descanso tras un parcial de 18-18.

En el comienzo de la segunda mitad la diferencia también se movió en el entorno de los veinte puntos (51-32 a 7:55). Más suelto que al principio, el Alcobendas combatía bien, como demostró Javier Más volando hacia el aro. Eso sí, el Madrid defendía su renta sin problemas e incluso la aumentó en cuanto apretó la defensa. A 2:13 para el final del cuarto, la brecha ya estaba por encima de los treinta (68-36), con Gidas Giménez e Ignacio Rupérez llevando el peso del ataque blanco. El encuentro llegó al último cuarto con 72-38. Con todo decidido, el Alcobendas continuó ofreciendo detalles de calidad (incluso se apuntó el último parcial) ante un Madrid, dueño del partido, que repartió minutos y engordó sus cifras. Rupérez acabó como máximo anotador del encuentro con 22 puntos, seguido por su compañero Gildas Giménez con 19.




Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: