Publicidad:
Publicidad

PORTADA - NOTICIAS

Era imposible llegar más lejos...



En la final del Mundial U17 femenino, España plantó cara a Estados Unidos, pero la distancia que las americanas cobraron en el primer cuarto (24-13) resultó clave porque el paso de los minutos demostró que a las favoritas del torneo se le podía competir, pero no remontar. Con las estadounidenses manteniendo las distancias se llegó al último cuarto, cuando se escaparon hasta el definitivo 84-62. Eso sí, el balance para el baloncesto español en los primeros campeonatos de formación es casi perfecto: un oro europeo (U20 femenina) y dos platas mundiales (U17 masculina y U17 femenina). A seguir sumando... Fotos: FIBA.


Estadísticas de la final (FIBA)


La poderosa selección estadounidense demostró su condición de favorita con un 6-0 nada más empezar; España, que estaba disputar a plantar cara con el triple de la jugadora del Movistar Estudiantes Habtenesh Calvo y dos puntos más a cargo de Iyana Martín. La selección aceptaba el órdago y seguía el rápido ritmo de las americanas, con ataques cortos, fulgurantes. De ahí el 10-7 a los cuatro minutos. Un triple de MacKenly Randolph abrió un nuevo intento de escapada de la selección USA, que las de Cristina Cantero supieron aguantar. El primer cuarto continuó con las españolas siempre a rebufo (15-11 a 3:31). Incluso Lyana Martín dejó a la selección a dos puntos al culminar una contra. España usaba su mejor arma, la velocidad. No solo de piernas, también del balón. A favor de Estados Unidos estaba el físico, el rebote, y fue lo que desniveló el primer cuarto en los últimos minutos: 24-13 tras un parcial de 9-0.

Dos rachas, al comienzo y al final, habían lanzando a las americanas. Pero aún quedaba mucho partido y la selección lo demostró peleando por cada balón... aunque costara el tapón de Jadyn Donovan. Daba igual. Había que arriesgar porque era una final y las finales se pelean hasta el último segundo. Lo que sí se consiguió fue frenar el ataque estadounidense. De hecho, Martín consiguió el primer punto del segundo cuarto a los dos minutos y, poco después, Carla Viegas anotó el 24-16, que encendió la luz de alarma en el banquillo americano. Su reacción fue inmediata: un parcial de 6-0. Aunque el triple de Viegas simbolizo la resistencia de las españolas, a cuatro minutos para el descanso, la distancia estaba en trece puntos: 32-19. Se podía competir, pero remontar era otra historia. Marina Mata lo buscó desde dentro, Awa Fam también anotó y el partido llegó al descanso sin males mayores: 36-26.

La distancia se recortó un poco más al comienzo de la segunda mitad (38-29)... y el tercer triple de Carla Viegas, el 40-32, alimentó la ilusión. Había que arriesgar porque las americanas no cedían. Estados Unidos recuperó los once puntos (47-38), que Marina Mata dejó en nueve... Siempre cerca pero no lo suficiente. Las faltas también jugaban a favor del combinado USA. Aunque Laia Conesa certificó la resistencia con un triple, la superioridad estadounidense se plasmó en el 57-44 con que terminó el tercer periodo. Solo quedaba jugársela y Conesa lo hizo con otro triple. La selección llegó a ponerse a diez (59-49) antes del triple de Sunaja Agara. Todo un mazazo para volver a la realidad, al dominio del rebote por parte de las americanas, que les sirvió para mantener su renta e incluso aumentarla con acciones como el triple de Williams, el 71-53 que inclinó el partido cuando todavía cinco minutos. En último tramo del encuentro, todas las jugadoras tuvieron su premio: disputar la final de un Campeonato del Mundo, e incluso anotar como Queen Ikhiuwu (Innova-tsn Leganés), que terminó con cuatro puntos.

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad: