Publicidad:
Publicidad

EN JUEGO - Internacionales

Una España a medio gas arrolla a Lituania



Sin forzar la máquina. Sólo con el acierto desde más allá de la línea de tres (10 triples) y la incontestable superioridad de Marc Gasol bajo los aros, España volvió a imponerse a Lituania por una veintena de puntos (94-75) en el Palacio de los D...

Ascenso a Liga EBA 2010Sin forzar la máquina. Sólo con el acierto desde más allá de la línea de tres (10 triples) y la incontestable superioridad de Marc Gasol bajo los aros, España volvió a imponerse a Lituania por una veintena de puntos (94-75) en el Palacio de los Deportes de Madrid, igual que hizo hace unos días en Vitoria (97-76). Los chicos de Sergio Scariolo, que suman ocho victorias en otros tantos partidos de preparación, fueron muy superiores a un combinado lituano que, pese a la aportación de Linas Kleiza (19 puntos y 6 rebotes), apenas aguantó veinte minutos.



España: Rudy Fernández (6), Ricky Rubio (5), Juan Carlos Navarro (13), Felipe Reyes (13), Marc Gasol (18) – Fernando San Emeterio (5), José M. Calderón (7), Víctor Claver (4), Fran Vázquez (3), Sergio Llull (7), Alex Mumbrú (5) y Jorge Garbajosa (8).

Lituania: Mantas Kalnietis (13), Simas Jasaitis (2), Linas Kleiza (19), Robertas Javtokas (6), Martynas Gecevicius (8) – Renaldas Seibutis (4), Jonas Maciulis (2), Mindaugas Lukauskis (2), Tomas Delininkaitis (2), Tadas Klimavicius (7), Paulius Jankunas (8), Martynas Andriuskevicius (0), Arvydas Eitutavicius (2).

La selección arrancó la última etapa, en Madrid, de su ‘Gira 2010’ previa al Mundial de Turquía bajo un ambiente espectacular. El Palacio de los Deportes registró una gran entrada, aunque no se llenó, para presenciar el enfrentamiento entre los campeones del mundo y una selección lituana que está considerada por la FIBA como la sexta del mundo.

España comenzó con un quinteto que parece convertirse en el titular: Ricky Rubio al mando, Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández en el perímetro y Felipe Reyes y Marc Gasol por dentro. Nada más iniciarse el choque, Marc demostró que se sabía perfectamente la lección: forzó la primera falta de Kleiza, el mejor jugador con diferencia de los lituanos, y abrió el marcador. Poco después, Rudy hizo lo mismo con Jasalis. Su acción de dos más uno significó el 5-0 cuando apenas habían transcurrido dos minutos.

 


Ricky Rubio busca el pase frente al lituano Kalnietis. Foto: Carlos M. Picazas / FEB

Pero enseguida Lituania dio muestras de su calidad. Javtokas (2,11 m.) trataba de oponer resistencia a Marc mientras Kleiza anotaba, en dos acciones consecutivas, los cuatro primeros puntos de su equipo. El pequeño de los Gasol, el mejor de España durante todo el partido, insistió: 7-4. Pero de nuevo Kleiza igualaba con un triple. Aunque Ricky Rubio también respondía desde más allá de la línea de tres, España no conseguía despegarse: 10-9 a 5:26. A cambio, forzaba la segunda falta de  la estrella lituana.

Con 14-17 en el marcador, Sergio Scariolo se vio obligado a pedir su primer tiempo muerto. El segundo triple de los españoles, esta vez obra de Rudy, igualó a 17 justo cuando sonaba la hora de los relevos. Calderón y Garbajosa dieron descanso a Ricky Rubio y Felipe Reyes. Y poco después también saltaron al parqué Mumbrú, Llull y Vázquez. Entre tanto, el oficio lituano seguía haciendo de las suyas: 17-17 a 2:00 para el final del primer cuarto. En esos dos últimos minutos, España espabiló, apretó en defensa y logró irse al banquillo con una renta de cinco: 24-19.


Calderón trata de marcharse de Eitutavicius. Foto: Carlos M. Picazas / FEB

En la reanudación, Kleiza volvió a la pista y Lituania lo agradeció. Firmes en defensa, los bálticos tuvieron sus mejores minutos y, con acciones de velocidad, lograron un parcial de 2-12 (26-31). Entonces, Scariolo cambió las cartas. Ricky volvió a asumir el mando, escoltado por Navarro y San Emeterio, con Claver y Fran Vázquez bajo aros. Kleiza y los suyos seguían insistiendo (28-33), pero por poco tiempo. Marc regresó y, nada más hacerlo, provocó la tercera falta de Javtokas. Con 32-33 a 4:29, España volvía a meterse en el partido.

Tras un triple del inevitable Kleiza (36-36), Scariolo forzó aún más la máquina con Felipe Reyes. Y entonces llegó la hora de los triples. El primero, de Navarro, elevó a cuatro la diferencia: 41-37 a dos minutos para el descanso. El segundo, de Felipe Reyes, a siete: 44-37. Sólo faltaba Rudy para completar el equipo de gala. Ya con él en la pista, llegó el tercer triple, otra vez de Navarro, que puso el 49-41 con que se llegó al ecuador del choque.

Tras el descanso, Felipe Reyes amplió la diferencia hasta diez: 51-41. Kleiza seguía tirando del carro lituano, pero bajo los aros el dominio de Marc y Felipe era abrumador. Un inspirado Gasol volvió a dejar a la selección por encima de los diez puntos, 53-42, y forzó la tercera falta de Jasaitis. Cuando Kleiza también se cargó con la tercera, el encuentro adquirió un claro color rojo: 57-42 a 5:58. Una superioridad que aumentó Navarro, 60-42, con su tercer triple, y todavía más Garbajosa con otro lanzamiento de tres: 65-46.

Sin Kleiza, en el banco, los lituanos se convirtieron en un conjunto vulgar y sin recursos. Lituania bajó los brazos y llegó el momento de ensayar soluciones; como la pareja Vázquez-Garbajosa bajo los tableros, con Llull y Mumbrú escoltando a Calderón. Otro triple de Garbajosa, en los últimos instantes del tercer cuarto, dejó la ventaja en 22 (74-52). Una diferencia más que contundente por mucho que el gigante Javtokas la redujera con un postrero mate: 74-54.

El último cuarto apenas sirvió para tirar de banquillo. Vázquez, Garbajosa, Llull, Mumbrú, Claver o San Emeterio se foguearon frente a un rival que volverán a encontrarse dentro de diez días en Turquía. En los últimos instantes destacó la sonora pitada del público a la delegación estadounidense que abandonó el Palacio de los Deportes antes de que terminara el encuentro. EE.UU. será el sábado el rival de Lituania (21.00 h. en la Caja Mágica). Y el domingo, a la misma hora y en mismo lugar, llegará el esperado choque entre las dos mejores selecciones del mundo.  

Aunque no se llenó, el Palacio de los Deportes registró una gran entrada

 

Galería
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad:
Publicidad
Publicidad: